Publicado: 28 de Febrero de 2017

Las campanas extractoras son aparatos eléctricos que tienen un ventilador inserto y van colocadas encima de nuestra placa o vitrocerámica. Su función principal es la de absorber la grasa en suspensión en el aire, los humos y olores que se generan a la hora de cocinar. Cada vez, es más común encontrar campanas de diseño, que aparte de realizar la función principal de extraer los humos, den un toque moderno y minimalista a nuestra cocina. Ahora tenemos que distinguir los diferentes tipos de campanas según sus características.

Campana extractora según su funcionamiento

Se pueden distinguir dos tipos de mecanismo en las campanas extractoras, como veremos a continuación:

Campanas de succión: Su funcionamiento consiste en la absorción de los gases y olores que se generan enviándolos al exterior por medio de un tubo de salida de humo colocado en la pared. Tiene que incluir una válvula antirretorno para que el humo que absorbe no vuelva de nuevo a la cocina, y sea expulsado al exterior. Sería el tipo de funcionamiento más eficaz.

Campanas de recirculación o filtro de carbono: Estas campanas no llevarían tubo, si no un filtro por el cual pasarían los gases y olores depurando el aire y enviándolo ya limpio de nuevo al ambiente de la cocina. La ventaja que tiene sería su fácil colocación, ya que no hay que instalar tubo. Por otro lado, el inconveniente reside en su menor eficacia.

Campanas dependiendo de su forma

Para saber qué campana debemos comprar, tendremos que valorar primero el espacio que tenemos disponible en nuestra cocina. Son cuatro los tipos de campanas que nos podemos encontrar según su forma:

Campanas extraibles 

Estas campanas se encuentras integradas bajo un armario superior de la cocina, por lo que pasan muy desapercibidas. Suelen tener una mejor capacidad de extracción. De ella se extrae otro filtro desplegable quedando así la totalidad de la campana abierta. Son las más habituales y se utilizan en cocinas no muy grandes. Con respecto al resto de campanas, suelen ser las más económicas.

Para facilitar su uso, se suelen colocar unos elementos de control como unas teclas o interruptor deslizante. Los filtros más utilizados son los de metal.

El color más habitual en estas campanas extractoras es el acero inoxidable y la superficie lacada.

Campanas isla

Son las más modernas y grandes, por lo que necesitan de más espacio que el resto de campanas para su instalación. Se suelen colocar en el centro de la cocina, ya que la vitrocerámica está en mitad de la misma. El diseño de estas campanas son como primas o cilindros. Tienen un precio superior en comparación con las demás.

Existen campanas extractoras que se encuentran totalmente encastradas a ras de un falso techo de la cocina y se encienden con un mando a distancia.

Campanas decorativas

Se trata de las campanas que van adosadas a la pared, de forma horizontal o inclinadas, piramidales o rectagulares. La instalación de este tipo de campana es muy sencilla, conectando el conducto vertical de la campana con el tubo de extracción que hay en nuestra cocina. Por regla general, el color de la campana suele ser de acero inoxidable.

Grupo filtrante

Son los encargados de mantener nuestra cocina fuera de humos cuando no tenemos espacio para una campana de más tamaño. Van encajados en nuestro mueble de la cocina, al igual que las campanas extraibles, por lo que ocupan menos espacio que el resto. La diferencia con estas últimas reside en el interior, ya que el motor y los filtros se encuentran dentro de una misma carcasa.

Características técnicas de las campanas extractoras

Motores: Hay que considerar que la campana tenga los motores blindados y no de plástico, ya que esto va a impedir que la grasa que entre se adhiera al motor. Por lo general, todas las campanas suelen tener varias velocidades y una capacidad de absorción de 500 a 700 m3/h aproximadamente, según la dimensión de tu cocina y la distancia al exterior.

Tamaño: Existen diferentes medidas de campanas, con un ancho aproximadamente de 60, 70 o 90 cm. Hay que considerar que el ancho de la campana debe ser como mínimo igual que la vitrocerámica o placa que tengamos en nuestra cocina para tener una mayor capacidad de extracción.

Nivel sonoro: A máxima potencia, las campanas extractoras suelen emitir entre 70/80 decibelios, y con la potencia más reducida, unos 40 decibelios. Es cierto que cada vez las modelos son más silenciosos que los antiguos, incluyendo algunos revestimientos para aislar el ruido. Se recomienda que las campanas no pasen de 60 decibelios.

Capacidad de extracción: Debemos tener en cuenta las medidas de nuestra cocina para la instalación de los tubos al exterior y así saber la potencia que debería de tener nuestra campana.

Aspectos a tener en cuenta

  • Debes evaluar que la capacidad de extracción de la campana sea la óptima para el tamaño de tu cocina.
  • Si tienes una cocina de isla, necesitarás una campana que repose sobre la vitrocerámica, en forma de T invertida o cilíndrica.
  • En caso de tener poco espacio, lo recomendable son las campanas extractoras que van encastradas en el mueble superior de la cocina.
  • Si buscas una cocina de diseño, te interesarán las campanas decorativas.
  • Es considerable examinar el nivel de ruido que pueden tener las campanas extractoras, ya que puede llegar a ser molesto si es demasiado elevado.

¿Cómo instalar una campana extractora?

Para la instalación de campanas extraibles, en primer lugar, si ya teníamos una campana ya instalada y la vamos a sustituir por otra, solo tendremos que desmontarla del hueco y comprobar que las perforaciones que ya tenía sirven para la nueva campana. Si no son válidas, habrá que realizar nuevos agujeros con las medidas correctas.

La campana debe de instalarse sobre la cocina a de 65-70 cms de altura para que sea efectiva la extracción.

Tenemos que marcar sobre la pared las medidas de la campana ayudándonos de un nivel para su correcta colocación y quede perfectamente horizontal. La campana suele llevar unos papel cortado para marcar la posición de los agujeros.

Una vez tenemos indicado las medidas, tenemos que perforar con una broca y atornillar roscalatas dejando sus cabezales a 6 mms de la pared. A continuación, comprobamos colgando la campana sobre los tornillos para ver que las medidas son las correctas y el nivel nos indique que está correctamente horizontal.

En caso de que tengamos ya un ducto (tubo por el cual sale el humo desde nuestra campana hacia el exterior), se mira que la ubicación coincide con la salida de la nueva campana. Si hay alguna modificación, tendremos que cortar el tubo y perforar el mueble.

Si tuviese que atravesar el ducto nuestra pared, hay que atravesar el muro realizando un agujero para poder pasar el tubo. Después se rellenaría los bordes con mortero y se deja secar.

Ahora vendría el montaje de la campana, ubicándola en la posición correcta e insertando el cable eléctrico por la perforación del mueble superior. Se engancharía la campana con los tornillos superiores y se atornillarían los inferiores.

Por último, se engancharía el ducto con la campana y la salida al exterior.