Publicado: 10 de Diciembre de 2016

Las fiestas navideñas están asociadas a los regalos y más de uno aprovecha para obsequiar a sus seres queridos con algo útil, como algunos pequeños electrodomésticos tipo secador del pelo, una plancha o una maquinilla de afeitar. En muchas ocasiones, tras recibir los nuevos se tiran los antiguos sin tener en cuenta que estos electrodomésticos, al igual que las lavadoras, los frigoríficos o los lavavajillas, se pueden reciclar si se depositan en el lugar adecuado.

Para potenciar un correcto reciclado de estos productos, la Federación Andaluza de Electrodomésticos, puso en marcha en septiembre la campaña «La naturaleza no necesita que le echemos ningún cable» para impulsar y fomentar entre los comercios asociados la correcta recogida de este tipo de residuos y su posterior reciclado.

La campaña, promovida por la Consejería de Medio Ambiente, se inició con el reparto de 400 contenedores de color naranja entre los comercios adheridos, donde los ciudadanos podrán depositar esos pequeños electrodoméstico, desde planchas a secadores de pelo, tostadoras, ventiladores, para correcta descontaminación y reciclaje. El objetivo es llegar a distribuir 800 de estos contenedores y contribuir así a incrementar la cuota de de recogida de los pequeños aparatos eléctricos en Andalucía.

Por lo que respecta a los electrodomésticos de mayor tamaño hay que recordar que en su precio se incluye la tasa de reciclaje, por lo que el comercio tiene la obligacion de retirar el viejo y trasladarlo a un lugar donde tenga un adecuado tratamiento.

Actualmente, en Andalucía se recogen una media de 2 kilos de estos aparatos por habitante, muy lejos aún de la recomendación europea de alcanzar los 4 kilos. Entre junio y septiembre se habían recogido más de 4 millones de kilos, es decir, 64.000 aparatos de este tipo.